9 hábitos comunes a la hora de acostarse que podrían arruinar todo el día

Si a menudo te sientes apurado, cansado y ansioso, es probable que desees relajarte en la cama al final de un largo día. Lo que quizás no te des cuenta es que tus hábitos a la hora de acostarte pueden ser la razón por la que tu día fue tan horrible en primer lugar.

Desde la calidad de tu sueño hasta la cantidad de sexo que tienes, aquí te explico cómo tu rutina nocturna puede estar saboteando otras áreas de tu vida. Te lo digo basado en mi experiencia.

Si me conoces un poco, sabrás que hace un año atrás trabajaba más de 20 horas al días, dormía un promedio de 8 horas a las SEMANA y eso lo único que me trajo fue un infarto. No quiero que esto te pase a ti.

1. Resolver conflictos con tu pareja.

 
Es más productivo eliminar los desacuerdos en la mañana.
 

El viejo adagio “nunca te acuestes enojado” podría ser muy cierto después de todo. Mantenerte al tanto de una discusión puede no solo reducir tu tiempo de sueño sino también hacer que te sientas demasiado agitado como para quedarte dormido.

Una mejor alternativa: “Estoy de acuerdo en estar en desacuerdo por el momento” es una opción de hablar con tu pareja. Te garantizo que no resolverás nada si estás agotado y activado por la ira, el estrés y los sentimientos heridos.

Más bien, concéntrate en calmarte y descansar; tendrás una conversación mucho más productiva en la mañana.

2. No seguir una rutina adecuada de cuidado de la piel, o simplemente usar toallitas faciales

 
Lávate la cara todas las noches para evitar brotes.
 

Hay pocos destinos peores que despertar a una gran ruptura, especialmente la mañana antes de una gran reunión o una noche de cita. Sin embargo, más de la mitad de las personas arriesgan ese resultado todos los días al acostarse sin lavarse la cara.

Incluso si no usas maquillaje, debes limpiar tu piel del sudor, los aceites y la contaminación que se acumula a lo largo del día. Si estás demasiado cansado o deprimido para lavarte la cara, algo está pasando. Puede ser una señal de que no estás durmiendo lo suficiente, o que tu estado de ánimo no está sincronizado.

Afortunadamente, una rutina de cuidado de la piel adecuada es tan buena para tu salud mental como para tu complexión. Reserva 10 minutos por la noche para cuidar tu cara. Solo asegúrate de tirar tus toallitas para la cara, debido que en realidad empeoran tu piel si las vuelves a usar.

3. Hacer ejercicio

 
Hacer ejercicio más temprano en el día puede ayudarte a quedarte dormido antes.

A algunos de nosotros ni siquiera se nos puede pagar para hacer ejercicio (por ejemplo a mi 😉 ). Entonces, si eres uno de los pocos admirables que se ejercitan regularmente, ciertamente no deberías renunciar. Solo debes saber que si haces ejercicio demasiado tarde en la noche, es posible que no duermas tanto como realmente lo necesitas.

El ejercicio es un hábito saludable, pero el momento del ejercicio es muy importante; hacer ejercicio demasiado tarde en el día puede interrumpir tu sueño. La razón, es que interrumpe tu ritmo circadiano.

“Si te ejercitas demasiado tarde en el día, esta es una señal tácita para nuestros cuerpos de que es hora de estar despierto y activo. Esto puede hacer que sea difícil conciliar el sueño por la noche ”, dijo Fischer.

Así que si puedes, programa entrenamientos para la tarde. Aún mejor, intente ejercitarse en la mañana para aumentar su estado de ánimo y su productividad.

4. Fumar justo antes de dormir

 
La nicotina antes de acostarte puede hacerte subir la presión.

No tengo que decirte qué tan malo es fumar por tu salud; esa es tu propia elección personal. Pero si lo vas a hacer, trata de evitar encenderte uno cerca de la hora de dormir.

La nicotina es un estimulante. Fumar antes de acostarte puede hacer que te sea difícil conciliar el sueño, lo que significa que te sentirás aturdido e irritable al día siguiente. Date al menos dos horas antes de ir a la cama.

5. Confiar en una copa de vino para relajarse.

 
El alcohol tiene un efecto negativo en la calidad de tu sueño.

Lo mismo ocurre con una copa de vino. El alcohol puede ayudarte a sentirte somnoliento, pero en realidad afecta negativamente tu forma de dormir.

Específicamente, el alcohol afecta la forma en que pasas por el sueño, haciendo que te despiertes más a menudo y experimentes un sueño menos profundo. Entonces, en lugar de depender del alcohol, considera tomar té de hierbas o leche tibia para relajarte.

6. Revisar que se está diciendo en Twitter.

 
Ver las redes sociales hace que tu cuerpo libere hormonas del estrés.

Un último desplazamiento a través de tu red social antes de ir a la cama puede parecer inofensivo, pero ponerse al día con esos mensajes podría hacer que sea más difícil dormir bien durante la noche.

La investigación ha demostrado que las personas experimentan cambios hormonales en el cerebro cuando ven las redes sociales. El cerebro señala a la glándula suprarrenal que secreta cortisol y adrenalina.

Activar la liberación de estas “hormonas del estrés” aumentarán tus niveles de energía, lo último que deseas cuando te acuestas. A largo plazo, las elevaciones de estas hormonas afectan la cognición y pueden aumentar la depresión y la ansiedad. Es mejor guardar esa actualización de estado para la mañana.

7. Utilizar tu teléfono en la cama, punto

 
Tu cama debe ser solo para descanso y sexo.

Se ha comprobado que la luz azul producida en las pantallas como el de tu teléfono inteligente te mantiene despierto y contribuye al desarrollo de enfermedades graves como la obesidad y el cáncer de mama.

Pero si necesitas otra razón convincente para mantener tu teléfono fuera de tu cama (y preferiblemente, fuera de tu cuarto), debes saber que también ayudará a preservar tu vida sexual. Mirar fijamente a la pantalla de tu teléfono en lugar de los ojos de tu amante significa que es menos probable que te ocupes de la rutina.

 

Tu cama debe ser para dormir y para el sexo, nada más.

Cuando tienes la costumbre de responder correos electrónicos de trabajo debajo de las sábanas, estás configurando la intención enérgica de que tu cama es parte de tu lugar de trabajo, en lugar de descansar o tener sexo.

Le das luz verde a tus compañeros de trabajo para que te sigan enviando correos electrónicos a las 11:30 p.m. Si estás muy ocupado, podría colocar un mensaje de ‘fuera de la oficina’ por la noche, avisando a las personas cuando deben esperar hasta el día siguiente para saber de ti. Verás un cambio radical cuando realmente te tomas tu tiempo para descansar y divertirte.

8. Comer bocadillos tarde en la noche.

 
No puedes quedarte dormido si tu cuerpo está ocupado digiriendo.

Los bocadillos de la noche podrían querer dejar a los Doritos. Masticar regularmente algo salado o dulce antes de acostarte significa que es más probable que esas calorías se almacenen como grasa, en lugar de quemarlas para obtener energía. Esa es una vía rápida hacia el aumento de peso, que puede causar problemas más graves como la diabetes y otras enfermedades crónicas en el futuro.

En mi caso, mi descontrol en mi sueño y forma de llevar mi vida era tan caótica que podría estar cenando a las 3am facilmente. Consecuencia 15 de sobrepeso, y en muchas ocasiones podía pasar hasta 3 días seguidos sin dormir.

Pero incluso a corto plazo, comer demasiado cerca de la hora de acostarte puede interrumpir tu sueño. Cuando el cuerpo está trabajando en digerir alimentos, no puede descansar adecuadamente. Esto puede llevarte a una noche de sueño de mala calidad más ciclos digestivos que se desechan al día siguiente.

En tu lugar, trata de darte algunas horas entre comer y acostarte. Y si descubres que estás hambriento después de la cena, intenta agregar más proteínas y grasas saludables a tu comida.

9. Descuidar tu cabello

 
Atar tu cabello lleva a la rotura.

Si eres un bañista nocturno, tomarte el tiempo para secarte el cabello después de una ducha puede parecer un dolor gigante. Pero dejarte caer en la cama con el cabello mojado solo hace que tu rutina matutina sea más difícil.

Frotar el cabello mojado contra una almohada mientras lo arrojas y giras por la noche causa problemas como la rotura. También significa que es probable que despiertes con un desastre salvaje en tu cabeza (jajajaja)

Y aunque ese moño desordenado podría haberte dado el aspecto perfecto de cabecera para el día, asegúrate de bajarlo antes de acostarte. Dejar esa cinta para el cabello causa mucha tensión en tu cabello durante la noche. Eso da como resultado una rotura y generalmente un retorcimiento en tu cabello al día siguiente.

Si no quieres dejarte el cabello suelto, te recomiendo trenzarlo, lo que puede hacer que tu cabello se vea bien y reducir el tiempo de peinado del día siguiente. Cuando investigaba para escribir este artículo me he enterado de esto, y desde anoche me hago una trenza.

 

 

Busca tu mentor

Nana González

Soy un adicta a la innovación y empresaria con la misión de difundir el pensamiento creativo. He trabajado como consultor de branding, marketing e innovación durante más de 20 años, asociándome con algunas de las compañías más grandes del mundo para ayudar a reinventar sus marcas, dar forma a sus líneas de innovación y sacudir la cultura de su empresa.

Deja un comentario

Cerrar menú
×

Carrito