4 Claves para saber si eres lo suficientemente firme en tus valores

Los valores son principios por los que las personas nos conducimos en nuestra vida.

Normalmente estos valores se aprenden durante la infancia y a lo largo de la crianza.

Sin embargo, también podemos adquirir valores en la etapa adulta debido a las situaciones que experimentemos que nos hagan querer desarrollarlos.

El asunto es que esos valores por los cuales nos regimos se debilitan y hasta pueden terminar siendo olvidados.

Por ejemplo, si alguien te preguntara cuáles son los valores más importantes en tu vida lo más probable es que no tuvieras dificultades para recitarlos, pero si luego de esa pregunta viniera

¿Cómo demuestras esos valores en tu vida? O ¿Podrías decirnos un par de ejemplos en los que hayas aplicado esos valores en la última semana? Ya sería un poco más complicada la respuesta.

Este no es un texto para juzgarte o poner en tela de juicio las creencias que puedas tener acerca de ti mismo, sino para traer a consciencia que en muchas ocasiones, lo que pensamos de nosotros mismos no siempre es cierto, por lo que no está de más reflexionar con objetividad acerca de nuestras acciones.

Hago énfasis en la reflexión con objetividad porque también hay ocasiones en las que podemos ser demasiado duros con nosotros mismos y ejercer una presión que termina por ser dañina.

Este es un síntoma de autoestima baja, por lo que si te sientes identificado con esto, te recomendamos leer estas recomendaciones de Gananci para alcanzar y mantener una autoestima positiva a pesar de las situaciones que puedas estar experimentando.

4 Claves para saber si eres lo suficientemente firme en tus valores

Algunos ejemplos de los valores con los que las personas se identifican son:

  • Amor
  • Tolerancia
  • Respeto
  • Gratitud
  • Solidaridad
  • Lealtad
  • Sinceridad
  • Compasión
  • Honestidad
  • Integridad
  • Constancia
  • Paciencia
  • Responsabilidad
  • Perseverancia
  • Amistad
  • Empatía
  • Optimismo
  • Entre muchos otros

Cada uno de ellos son importantes y al ponerlos en práctica garantizan la armonía en la convivencia ya que las cosas negativas que ocurren a nuestro alrededor, en la mayoría de los casos pasan por la presencia de antivalores.

Por ejemplo, los ataques terroristas que vemos en el mundo ocurren por odio (el antivalor del amor), por la intolerancia a las creencias de las otras personas, por la falta de respeto a la vida, inexistencia de empatía y compasión, entre otros.

El asunto es que en muchas ocasiones vemos ese tipo de ataques y automáticamente juzgamos a sus perpetradores ya que nosotros no seríamos capaces de hacer algo así.

Sin embargo, a veces tomamos acciones en las cuales los valores por los que decimos regirnos no se ven reflejados ni en lo mas mínimo.

¿Consideras que los valores con los que creciste y adquiriste durante tu vida son los que conducen tus acciones?

Mira a continuación las siguientes claves que te harán reflexionar al respecto:

  • Si un amigo te pide que hagas algo que se salga un poco de la línea de los valores que dices seguir ¿Qué harías? ¿Es más importante la amistad o los valores que consideras como principio en tu vida? Es importante la respuesta de esta pregunta porque muchas veces la razón por la que faltamos a nuestros valores es por la presión que ponen otras personas sobre nosotros.

Por ejemplo, quizá por ti mismo serías incapaz de robar cualquier cosa, pero si todos tus compañeros de la oficina se llevan artículos de papelería a su casa y se burlan de ti porque no lo haces, quizá eso te haría dudar de que lo que estás es lo correcto y podrías incluso caer en unirte a su práctica.

A menos que tu valor de la honestidad esté muy firme en tu vida y personalidad, lo cual haría que mantengas tu posición a pesar de lo que las otras personas puedan decir o hacer. De hecho, sería al revés y en este caso tú influirías sobre en ellos.

  • ¿Consideras que los valores son aplicables a las situaciones o que los valores son aplicables a los valores? Esta pregunta es otra de las que te harán reflexionar acerca de la firmeza de los mismos.

Si los valores por “los que te riges” fluctúan dependiendo de la situación, entonces son las situaciones las que dictan los valores que pones en práctica y no al revés. Entonces, cuando se presenta una circunstancia, ajustas tus valores a esta dependiendo de lo que más sea conveniente para ti, pero cuando haces esto estás poniendo en riesgo tu integridad.

La integridad es la capacidad de mantenerte fiel a ti mismo y a los principios en los que crees. Una persona íntegra aplica los valores a las situaciones que vive y no al contrario.

  • Cuando se trata de personas ¿Crees que con algunos debes aplicar tus valores y con otros no es necesario? Por ejemplo, algo en lo que podemos evidenciar esto es tu comportamiento con cada persona que tratas. Es decir, al momento de reflexionar en esta clave, no generalices, sino en tu mente trata de pensar en cada tipo de personas por separado.

¿Podrías decir que aplicas tus valores tanto a niños como a adultos?

¿Sin importar la raza y/o el sexo de la persona te riges por los mismos valores -por igual? ¿Hay momentos en los que crees que esto no es necesario?

Por ejemplo, hay personas que creen que los ancianos son dignos de respeto y cortesía, por lo que siempre lo ponen en práctica, pero cuando interactúan con niños o personas de su edad, no lo ven como algo demasiado importante o incluso lo ignoran.

  • ¿Cuáles son los sentimientos que experimentas cuándo faltas a tus valores? Si cuando por alguna razón no pones en práctica tus valores en alguna situación que lo haya ameritado y sientes cierto remordimiento -sin que tenga que llegar a arrepentimiento- o sientes alguna incomodidad, significa que le das gran importancia a tus principios.

En cambio, si no te importa haber faltado a ellos, ni te importaría volverlo a hacer, es necesario que te revises ya que lo más probable es que te estés insensibilizando.

Por último, recuerda hacerte consciente que los valores son completamente tuyos.

Para que puedas decir que esos son los principios por los que te riges estos necesitan mantenerse constantes sin importar las circunstancias o las personas a tu alrededor.

Por supuesto que habrá momentos en que no los apliques de la forma en que te gustaría, pero esos casos deben ser la excepción y no la regla.

Foto Andres Gananci

Sobre el Autor: Soy Andrés Gananci, un emprendedor y aventurero apasionado de la vida. Fundé mi primer negocio online con tan sólo 17 años. 12 años después, sigo viajando por el mundo mientras trabajo desde casa. Editor de gananci.com.También puedes encontrarme en Facebook y Gmail 

Deja un comentario

Cerrar menú