¿Cómo convertir la empatía en tu fuerza secreta?

Mientras crecía me etiquetaban constantemente como “buen oyente”. Ser una persona muy sensible me dio el regalo de poder sentir las emociones de otras personas, a menudo sin que ellas dijeran una palabra.

A lo largo de los años he llegado a darme cuenta de lo poderosa que puede ser la empatía.

¿Qué es la empatía, de verdad?

En un mundo donde la vida es ocupada, compleja y llena de estrés, la empatía es el pegamento que mantiene unidas las relaciones. Es la habilidad de detectar las emociones de otros y entender su perspectiva. Cuando nos sentimos aceptados y validados, genera confianza, sana y conduce a una mayor felicidad.

La empatía no está reservada exclusivamente para nuestras vidas personales, tampoco. Es lo que necesitas para consolar a un compañero de trabajo que atraviesa un duelo, hacer que la gente se involucre con sus ideas o, por ejemplo, disipar la tensión con tu jefe.

quieres ser un ninja empático

8 lecciones para convertirte en un ninja empático

No tienes que ser un profesional entrenado para ser empaticamente poderoso. Tomo estas 8 lecciones que he aprendido como mentora al trabajar con cientos de clientes para convertirse en un ninja empático y ver una gran diferencia en sus relaciones actuales.

1. Estar completamente presente

Antes de ver a los clientes, creo siempre un ambiente en el que me siento cómoda y puedo concentrarme por completo. Para entrar en la zona de empatía, necesitas hacer lo mismo.

Apaga tu teléfono. Silencio a las notificaciones por email. Dale a esa persona tu completa atención y respeto. ¿No querrías lo mismo?

2. Domina el arte de la escucha activa.

Como mentora, mi responsabilidad es ayudar a los clientes a superar los obstáculos para que puedan tomar medidas que apoyen sus objetivos. Todo se reduce a asegurarse de que primero entiendo sus prioridades y preferencias.

De manera similar, la empatía en cualquier relación requiere que escuches sin juzgar y dejes tus suposiciones en la puerta. En tu lugar, deseas utilizar las habilidades de escucha activa para obtener información, que incluyen:

  • Reflexionando: “Lo que te oigo decir es …” o “Me suena como …”
  • Afirmando: Sonriendo, asintiendo con la cabeza, y breves afirmaciones verbales como “Veo” o “mmhmm”
  • Alentador: “¿Y entonces?”

Aplica tu estilo personal a estas respuestas para que rezagan autenticidad. Hazlos tuyos.

3. Sintoniza la comunicación no verbal

La comunicación es más profunda que las palabras solas. Si notas que alguien se está tensando, alejando o esquivando repentinamente usa el contacto visual, esas son pistas importantes que puedes utilizar con la empatía.

Cuando siento que un cliente tiene una reacción fuerte, como ira o lágrimas, me desvío de nuestra orientación de acción típica hacia la exploración. En lugar de dejar que ignoren la emoción que viene, les pido gentilmente y con amabilidad que describan lo que les está sucediendo en ese momento.

Les das permiso para compartir el estrés que sienten abiertamente, sabiendo que no serán juzgados o criticados. Dejar que la emoción fluya libremente puede ser una puerta de entrada a la resolución productiva de problemas.

4. Practica la pausa

En un esfuerzo por ayudar, a menudo nos lanzamos para terminar las oraciones de las personas, ofrecer consejos o interrumpir.

Durante una conversación de hoy, espera 5 segundos antes de responder. Es incómodo, pero te sorprenderá lo efectivo que es practicar sin decir nada.

Aprender a sentirse cómodo con el silencio es la habilidad más valiosa que aprendí para establecer una buena relación y conexión rápidamente.

5. Reemplazar el dar consejos con curiosidad.

En lugar de ofrecer tu opinión, formula preguntas para comprender mejor la perspectiva de la otra persona como:

  • ¿Cómo te sientes al respecto?
  • ¿Me puedes contar más?
  • ¿Qué quieres decir?
  • ¿Te sería útil ….?
  • ¿Que haces de eso?

6. Elige “nosotros” sobre “yo”

Los clientes usualmente vienen a mí sintiéndose confundidos y aislados en sus luchas. Para hacerles saber que no están solos, rápidamente paso a hablar sobre cómo abordaremos sus desafíos como equipo, hablando en términos de “nosotros”, por lo que se sienten capacitados y respaldados.

La investigación muestra que cambiar tu idioma es un paso hacia la adopción de una actitud empática. Las personas que usan más pronombres de segunda persona son mejores para interpretar los pensamientos, sentimientos y comportamientos de los demás: la esencia de la empatía.

Cuando desees conectarte genuinamente con alguien, crea un vínculo hablando de tus objetivos compartidos. Algunos ejemplos: “Hablemos sobre lo que vamos a hacer a continuación para resolver esto” o “Vamos a superar esto juntos”.

7. Imagina tu punto de vista

También trato de meterme en los zapatos de mi cliente: ¿Qué temores podrían estar enfrentando? ¿Con qué cambio positivo sueñan?

Haz este ejercicio practicando (internamente) para asumir el punto de vista de esa persona. Especialmente cuando estás tratando con una persona difícil, es importante asumir una intención positiva.

Es decir, dar a las personas el beneficio de la duda de que vienen de un lugar respetuoso, no malicioso.

Este cambio de mentalidad puede hacer maravillas para tu estado de ánimo y asegurarte de mantenerte en un estado empático.

8. Trabaja en tu propia alfabetización emocional

Perfecciona tu vocabulario emocional para que puedas ser más adepto a detectar y nombrar esas emociones en otras personas.

Incluso tengo momentos en los que soy menos compasiva de lo que me gustaría, como cualquier otra persona (especialmente cuando estoy en suspenso, la lucha es real). Cuando esto sucede, es una señal de que debo concentrarme en el cuidado personal restaurativo.

Asegúrate de llenar tus propias reservas emocionales, también. No se puede verter de una taza vacía de empatía.

Busca tu mentor

Nana González

Soy un adicta a la innovación y empresaria con la misión de difundir el pensamiento creativo. He trabajado como consultor de branding, marketing e innovación durante más de 20 años, asociándome con algunas de las compañías más grandes del mundo para ayudar a reinventar sus marcas, dar forma a sus líneas de innovación y sacudir la cultura de su empresa.

Deja un comentario

Cerrar menú
×

Carrito