¿Cómo ser un mentee? … Busco mi mentor

¿Cómo ser un mentee? … Busco mi mentor

Es una realidad que tener un mentor beneficia a las personas en el lugar de trabajo. Es una forma fantástica de construir una relación, aprender nuevas habilidades y desarrollar su carrera. ¿Cómo puedes, como mentee, sacar el máximo provecho de esta relación?

La mentoría es un catalizador clave para el avance profesional. Los mentores nos ayudan a navegar a lo largo de nuestros viajes, nos guían a través de obstáculos y nos sacan de nuestras zonas de confort. Pero, ¿qué necesitas para comenzar una mentoría exitosa?

Así que has conseguido tu mentor y quieres asegurarte poder mantener la relación acelerada y gratificante, pero ¿Cómo ser un SuperMentee?

Ser un mentoreado es una bendición para algunos, especialmente para aquellos que están realmente interesados ​​en convertirse en una mano útil o un mentor. Un mentee es una persona que es guiada, asistida, hablada y aceptada por un mentor.

Un mentee será la persona que estará completamente bajo el control y la influencia del mentor. Para un mentoreado, la toma de decisiones y las decisiones de la vida se harán bajo la supervisión directa de su mentor.

Muchas personas se siente cómodos de poder contar con un mentor. Piensan que no podría haber nada más útil que tener un mentor.

Sin embargo, se hace necesario que actúen y trabajen de manera sabia y responsable para que su mentor no se sienta mal.

Es fácil conseguir un mentor, pero también se convierte en un desafío entregarte completamente a tu mentor. Necesitas tener claro qué estás listo para iniciar un proceso de mentoría.

Si deseas sentarte y realmente reflexionar sobre algunos puntos sobre lo que hace a un buen mentoreado, aquí te presento algunos. Asegúrate de revisar cada uno con cuidado, porque de seguirlos solo te llevará hacia delante en en tu camino como mentee.

quiero ser un buen mentee

¿Por qué necesito un mentor?, ¿cuál es la importancia de la mentoría?

Antes de que incluso ingreses a este tema, debes tener una idea completa de por qué exactamente necesitas un mentor en tu vida. Puedes tener muchas respuestas a esta pregunta.

Tal vez porque no has tenido la guía perfecta para informarte sobre algunas decisiones importantes que se deben tomar en la vida.

Tal vez siempre has estado solo y nunca has recibido una experiencia de lo que es tener un mentor. A veces las personas deciden tener un mentor cuando en realidad lo que necesitan es una ayuda con su situación emocional en la vida – por ejemplo el coaching.

Se han dado cuenta de que no podrán manejarlo todo por su cuenta y necesitarán una mano amiga. En esos momentos, también un mentor puede ser una gran guía para enseñarte cosas de la vida.

Sin embargo, si estás obteniendo algo bueno, también debes estar listo en ese momento para pagar un precio por ello. Es posible que este precio no sea tan alto, pero sí, es necesario que permanezcas psicológicamente preparado para someterte a un mentor.

Por lo tanto, tener un mentor es como tener un camino en nuestras vidas. Nunca te va a decepcionar.

¿Cuales son las pautas para lograr una mentoría exitosa?

Cuando eliges a una persona para que sea tu mentor, debes recordar que le estás confiando una gran responsabilidad. Ese mentor se convierte en tu guía. Filósofo, amigo y consejero.

Si le haces daño, o haces algo que le indique que no estás interesado en la relación, ten por seguro que rechazará la posición de ser tu mentor.

Por lo tanto, es obligatorio que seas consciente y conozcas tus límites. Aquí hay algunas pautas que puedes recordar al ser un mentee:

1. Obediencia y respeto

Aunque estas dos palabras pueden tener un extraño parecido hoy en día, definitivamente no es lo mismo.

La obediencia a tu mentor es tu mejor herramienta disponible para demostrarle que vas a ser completamente leal y fiel a él o ella.

2. Tomar decisiones sin consultar

Imagina que estás en casa de un amigo y todos decidieron ir a ver una película. Todos ellos se unen, organizan recursos y ni siquiera se molestan en pedirte tu opinión. ¡Qué dolor, insultado y avergonzado!

Igual es el caso para tu mentor.

El mentor siempre necesitará esa atención emocional para que pueda sentirse como si estuviera allí para apoyarte. Como mente debe dar eso .

3. Incapacidad para seguir el tiempo

El momento en que decides que quieres ser el mentee de alguien; tienes que tener claro que debes dedicarte a la relación y que es para largo plazo. Por lo tanto, cuando decidas ser mentee, recuerda que debes cumplir con los plazos.

Has ingresado en un pacto de asesoría madura y de por vida y también tendrás la responsabilidad de demostrar qué te importa.

Por lo tanto, el ser puntual es tu primer paso para ingresar en esa etapa y mostrar tu responsabilidad, dedicación, entrega y compromiso.

4. No te acerques a otra persona

Solo para que puedas ponerte en los zapatos de tu mentor, imagina que estás caminando y le das un vistazo a un cachorro, que simplemente adoras. Te llevas al cachorro a tu casa y le brindas toda la atención requerida.

Si después de algunos días, el cachorro comienza a jugar con otra persona, comienza a disfrutar de la compañía de otra persona o incluso decide comer comida cuando se la sirve solo esa persona, ¿no te serías destrozado?

La pregunta no es de posesión o de codicia por … la pregunta es sobre el vínculo o la promesa no hecha que el cachorro te habría hecho.

Para tu mentor y para ti va a ser de la misma manera. Solo confiarás y creerás en tu mentor. Nunca siquiera desconfíes de tu mentor y de su potencial, de lo contrario las cosas se desmoronarán.

Por lo tanto, estas son algunas de las pautas que, si sigues, siempre te ayudarán a llevarte bien con tu mentor.

¿Cómo ser un mentee? ... Busco mi mentor

¿Cuales son las cualidades que un buen mentee debe tener?

Has escuchado los consejos sobre cómo llevarte bien con tu mentor, pero ¿qué se necesita para ser alguien en quien un mentor quiera invertir su tiempo?

Un mentee es alguien que sabe lo que tiene por delante y el mas allá (como ¡¡¡Buzz Lightyear!!!). Un buen mentee estará listo para asumir todas y cada una de las tareas que le asignarán y también las enfrentará de manera efectiva.

No dejarás piedra sin mover para ver si estás trabajando lo suficientemente duro como para estar a la altura de las expectativas de tu mentor. Por lo tanto, hay muchos pasos necesarios para superar o cosas que ver antes de convertirte en un mentee.

Un buen mentoreado considerará a su mentor como un muy buen tutor. Él o ella nunca faltará al respeto a su mentor y se asegurará de que las cosas vayan bien.

Un buen mentor hará todo lo posible para estar a la altura de su mentoreado. Aquí hay ciertas cosas que debes tener en cuenta antes de que decidas convertirte en un mentoreado:

1. Habilidad para confiar

Un mentee debe primero escuchar y ajustarse a lo que dice el mentor. En esto, tiene que renunciar al orgullo y luego entregarse completamente a este trabajo.

Por lo tanto, es muy importante que confíe en su mentor por completo con cada decisión que él tome. Solo creerá en su mentor y tendrá la seguridad de que su mentor estará allí para él y su bienestar.

2. Total dedicación a todo

Sí, es importante que confíes en tu mentor para todo lo que se dice y se hace. Una vez que lo tengas como mentor, necesitarás darle la autoridad completa de tu vida. Solo confía en tu mentor y ten la seguridad de que las cosas te irán muy bien.

3. El mentee no se queja, ni trata de ser arrogante

Estoy segura que tu eres el primer interesado en que tu mentor sea un tutor agradable, amigable, generoso, oportuno, confiable. Pero él también esperará lo mismo de tu parte.

Tu mentor también espera que le seas leal y fiel tanto como él está dispuesto hacerlo contigo.

Por lo tanto, al quejarte de cosas, buscar recursos o tratar de mostrarte como alguien que se las sabe todo y mas una, solo vas a cavar una tumba para ti mismo. Por lo tanto, no lo hagas.

Recuerda que si lo has buscado como mentor y has estado dispuesto a involucrarte en un proceso de mentoría, es porque tienes claro que necesitas ayuda y tu mentor es él que sabe más que tú.

4. Ser abierto sobre las necesidades y objetivos

Por lo tanto, todo lo que requiere un mentoreado son metas y logros fijos. Se considera malo si tiene un mentor en su vida y no puede compartir abiertamente las decisiones de su vida, los ajustes o cualquier otro problema con él o ella.

Él o ella ha sido llamado para ese propósito, de modo que no podrás soportar tanto dolor y puedas compartir las cosas con claridad.

Por lo tanto, es mejor que renuncies a tu vacilación, tus restricciones y tus reparos por algún tiempo y solo compartas con esa persona.

5. Ser regular y puntual en todas las reuniones

No hagas esperar a tu mentor. Sí ha decidido reunirse en un momento determinado ve por ello y no te demores. Conoce y juzga bien tus prioridades. Otra cosa que un mentee debe aprender es el perdón.

Supongamos que, por casualidad, si no has podido llegar a tiempo para ninguna una reunión, debes disculparte .

Vivimos en un mundo donde las malas palabras tienen más importancia que un arrepentimiento. Sin embargo, no actúes así y asegúrate de qué puedes disculparte y actuar en consecuencia.

Significa que lo sientes, llega a tiempo y asegúrate de nunca dar ninguna oportunidad a tu mentor para quejarse.

¿Cómo ser un mentee? ... Busco mi mentor

¿Cuales son las características que debe posee un buen mentee?

Ahora que conocemos algunas cualidades de ser un buen mentoreado, es hora de que entendamos también qué es lo que configura las características.

Las características involucran tus comportamientos, tus rasgos y la forma en que realmente te conduce a tu mentor.

No querrás parecer tan avergonzado o tonto cuando te acerques a un mentor, por lo tanto, aquí hay algunas características que debes practicar:

1. Abierto a la toma de riesgos

Un mentee también navega en el mismo barco que él de su mentor. Si no te involucras al mismo nivel que el de tu mentor, entonces todo se pierde. La toma de riesgos es el elemento principal y debes estar completamente involucrado.

Por lo tanto, solo cuando hayas desarrollado la calidad de la dedicación completa con tu mentor, comprenderás lo que es estar abierto a asumir riesgos. Por lo tanto, trabaja bien sobre tus cualidades.

2. Acepta limitaciones de la relación mentor-mentee

Como todas las relaciones en este mundo, el vínculo entre un mentor y un mentee también es muy difícil. Por lo tanto, si esperas que tú mentor sea bueno y excelente, tienes que ser lo suficientemente humano como para comprender que también pueden haber algunos inconvenientes.

3. Trabaja en la retroalimentación apropiadamente

Se vuelve muy necesario para un aprendiz trabajar en la retroalimentación dada por el mentor al mismo tiempo que se da. No puedes esperar sentarte en las sugerencias y luego esperar el momento adecuado para actuar sobre ellas.

Paciencia y trabajo rápido son dos términos simples que todo mentee debe recordar.

Si actúas de inmediato según la sugerencia dada, podrás descifrar el código y luego trabajar mejor en él. Por lo tanto, todo lo que un mentor requiere de ti es una reacción rápida y honestidad.

4. Tomar acción

Tu mentor no está allí para hacer el trabajo por ti, está allí para ayudarte a hacer mejor tu trabajo. Pon las nuevas habilidades en las que has trabajado para usarlas en tu trabajo diario.

Si has pedido ayuda para escribir un documento, ten un borrador listo para que te lo revisen. Si te dieron algo en lo que trabajar, asegúrate de hacerlo a tiempo para tu próxima sesión.

Si te han abierto puertas, ¡asegúrate de caminar a través de ellas!

5. Hacer preguntas

La curiosidad te servirá bien como mentee. Debes tener hambre de aprender, mejorar y crecer. En cierto modo, esta relación está casi totalmente enfocada en ti, ¡así que aprovéchalo!

Formula preguntas que provoquen pensamientos que conduzcan a discusiones. Ten un debate cordial sobre un tema que te apasiona. Haz preguntas que solo tu mentor puede responder sobre tu carrera y experiencias en el trabajo.

6. No tengas miedo de estar en desacuerdo

No debes sentir que tienes que seguir cada consejo que tú mentor te dé sin cuestionarlo. Si no estás de acuerdo con algo que te ha dicho, díselo.

Llevará a una discusión con mucho más valor que si simplemente asientes con la cabeza a todo.

7. Estar abierto a comentarios

Tu mentor está ahí para ayudarte. Te harían un mal servicio si no te proporcionaran comentarios honestos, y a veces críticos. No están haciendo esto para lastimarte.

Tienes que estar abierto a ser entrenado y ser receptivo a las cosas que te dice tu mentor. Cerrar tu mente dificultará cualquier progreso que puedas estar haciendo.

8. Estar claro en tus necesidades

Dile a tu mentor exactamente qué esperas obtener de la relación. Piensa en un objetivo específico que tengas en mente que necesitas ayuda para lograrlo.

Establece metas y ven preparado para cada reunión con una descripción general o un resumen de lo que deseas lograr durante esa sesión.

Establecer metas te ayudará a progresar más rápido y mantenerte en el camino. Cuando tanto tú como tu mentor tengan claro el resultado objetivo, ambos pueden trabajar juntos para lograrlo y compartir esa sensación de logro.

9. Respeta a tu mentor

El respeto es una calle de dos vías, se debe dar y ganar. Esto significa presentarte a las reuniones preparadas y a tiempo, y comprender cuando surgen las cosas.

Están invirtiendo su tiempo para ayudarte, por lo que es importante que no te aproveches de ellos. Si te han ofrecido a estar disponibles por teléfono o videoconferencia, no exageres al ponerte en contacto con tu mentor varias veces al día.

Establece algunas reglas básicas sobre el contacto para saber cuánto tiempo están dispuestos a darte.

10. Estar comprometido

Una relación mentor-mentee puede ser un compromiso a muy largo plazo. Entra con mentalidad de largo recorrido y comprométete a realizar el trabajo.

Busca un mentor con el que quieras trabajar a largo plazo. Ser un gran mentee significa estar dedicado a aprender y practicar nuevas habilidades. Cuanto más trabajo pongas en la relación, más obtendrás de ella.

quiero ser un mentee

Revisa estos puntos para convertirte en el mejor mentoreado de la historia

Cuando se trata de una mentoría, hay algunas cosas que debes tener en cuenta.

Un buen mentor está constantemente consciente y mejorando sus habilidades, por lo que tú como mentee debes aprender cómo ser el mejor. Si los dos engranajes encajan simbióticamente, puede convertirse en una relación valiosa.

Encontrar un mentor puede ayudarte a aumentar tu confianza, aumentar tus oportunidades profesionales y acelerar tu desarrollo personal.

Es importante cuando hayas encontrado a tu nuevo mentor, que debes ser un excelente ‘mentoreado’. Aquí hay algunos consejos útiles para ayudarte a serlo:

Tener un acuerdo por escrito

Hacer un acuerdo entre ambas partes de las responsabilidades y compromisos de ambas partes.

Horario para los próximos 12 meses

Esto te brinda un marco de tiempo acordado para lograr una comunicación efectiva y compartir experiencias.

Reunirte semanalmente

Fija un horario regular cada semana durante 1 hora para reunirte. Como mentoreado, debes encajar en el horario de tu mentor.

Establecer una agenda para cada reunión

Informa a tu mentor que te gustaría discutir, qué desafíos has enfrentado y cualquier pregunta que puedas tener. Para ayudarte a desarrollar esta agenda, te recomiendo que continúes la lista durante todo el mes para que estés preparado para tu reunión.

Si no puedes reunirte en persona, reserva una teleconferencia

No necesita reunirte cara a cara (especialmente si tu mentor está ocupado). Aún debes tener una agenda y resultados claros de lo que deseas de la reunión.

Reunirte en un lugar que se adapte a tu mentor

Encuentra lugares en los que disfrutan estar, es decir, la cafetería favorita, las salas del aeropuerto o la playa. Haz un esfuerzo por conducir o ir al lugar que se ajuste a su horario.

Haz tus tareas

Tu mentor puede darte actividades para intentar o desafíos para la próxima semana. Completa siempre estas tareas e informa a tu mentor sobre tu éxito. No pierdas el tiempo o el consejo de tu mentor.

Promociona tu mentor a los demás

Si conoces negocios u oportunidades para tu mentor, siempre hágales saber a los demás sobre sus habilidades, logros y éxito.

Agradezca a su mentor con el don de servicio

Puede ayudarlos con un proyecto, ayudarlos en su unidad de negocios, llevarlos a un evento y llevarlos al aeropuerto. Ser un buen mentoreado consiste en servir a su mentor para crear oportunidades para aprovechar su experiencia.

Haz tu tarea sobre tu mentor

Averigua qué le gusta escuchar, qué libros le gusta leer, películas que disfruta, detalles familiares. Esto te ayuda a responderle y también agradecerle de manera que sea importante para él o ella.

Mantener confidencialidad

Mantén todas las discusiones relevantes en privado. Nunca reveles a otros tus discusiones.

Hacer tiempo en el tiempo

Encuentra oportunidades para apoyar a tu mentor y también haz un resumen de las conversaciones. Si conducen durante largos períodos de tiempo, hazle compañía (cara a cara o por teléfono), si vuelan en un estado a otro durante el día, ve con ellos y usa el tiempo ininterrumpido en el avión para obtener sabiduría y ayuda.

Evita contactar a tu mentor fuera de los horarios acordados

Si ambos aceptan que se reunirán una vez al mes o a la semana, guarda todas tus discusiones para esa reunión semanal o mensual.

Si necesitas comunicarte con él, intenta enviar mensajes SMS, WhatsApp o correo electrónico (según lo que hayan acordado) para no interrumpir sus actividades diarias.

Intenta superar a tu mentor

Aprenda de sus experiencias, revisa sus plantillas, pero siempre intenta y desarrolla tu propio trabajo incluso mejor que el suyo. Si tienes éxito, puedes compartir tus nuevas plantillas o ideas con tu mentor para que pueda agregar valor a su negocio al mejorar sus ideas o sistemas.

Nunca preguntes a tu mentor “¿Qué puedo hacer por ti?”

Siempre sea creativo y encuentre maneras de ayudarlos sin que se lo pidan. Ofrezca hacer algún ingreso de datos en su oficina, ofrezca recogerlos en el aeropuerto en lugar de que tomen un taxi y ofrezca ayuda para reclutar personal para sus negocios: encuentre formas de ayudarlos sin esperar nada a cambio.

Cuando elegí convertirme en una consultora independiente, busqué al mejor al más talentoso que pudiera encontrar, Juan Manuel Dominguez. Es un gran consultor en marketing, ganó muchos premios de clientes y de la industria y dirige una empresa. Le pedí que me guiara y durante 12 meses lo seguí a todas partes. Fui a reuniones con clientes, lo ayudé en los proyectos, trabajé en su oficina. Pasar 12 meses con Juan aceleró mi carrera como consultora de una manera astronómica, me ayudó a formar relaciones valiosas y también me llevó a mi siguiente movimiento emocionante. Era una mentee dedicada y haría cualquier cosa para servir y aprender.

Cuando inviertes tu tiempo en ser un mentoreado comprometido, serás recompensado con experiencias aceleradas de tu mentor.

Evitarás los errores que hayas cometido, aprenderás acerca de la industria, conocerás a grandes personas, formarás relaciones valiosas y podrá ser un mentor de alguien en su futuro.

Conclusión

Por lo tanto, una relación de mentor y aprendiz es diferente. Sé acerca mucho a la paternidad y solo finaliza antes de una relación didáctica entre estudiantes y maestros.

Tiene varios elementos y cada capa es hermosa y vale la pena atesorada a medida que se desarrolla.

Recuerde que no todos reciben un mentor y, por lo tanto, cuando obtienen un tesoro y lo trabajan bien. Él o ella le darán forma a tu vida y, por lo tanto, deberías estar en una posición para brindarle el mismo respeto haciendo todo lo anterior.

El mundo de nana

Nana González

Soy un adicta a la innovación y empresaria con la misión de difundir el pensamiento creativo. He trabajado como consultor de branding, marketing e innovación durante más de 20 años, asociándome con algunas de las compañías más grandes del mundo para ayudar a reinventar sus marcas, dar forma a sus líneas de innovación y sacudir la cultura de su empresa.

Deja un comentario

Cerrar menú
×
×

Carrito