17 consejos sobre cómo tomar la iniciativa en el trabajo

¡Hola! Mis luchadores. En este artículo analizaré algunos consejos sobre cómo tomar la iniciativa en el trabajo. 

La capacidad de ver algo que se debe hacer y esforzarse para hacerlo es un hábito que cambia las reglas del juego y puede ayudarnos a destacarnos en nuestros trabajos.

Tener iniciativa demuestra un sentido de auto impulso, autoconciencia, perspicacia y motivación personal.

El hábito de tomar la iniciativa fortalece tu marca personal. Puede convertirte en un modelo a seguir para otras personas que buscarían emularlo.

Mi consejo favorito para tomar la iniciativa es el n. ° 16 «Cómo mantener el entusiasmo en el trabajo». ¿Cuál es tu consejo favorito?

17 consejos sobre cómo tomar la iniciativa en el trabajo

Consejos para que impulses la iniciativa en tu lugar de trabajo

1. Cultivar la iniciativa

Una habilidad crucial que puede serte útil tanto en tu vida personal como profesional es la capacidad de mostrar iniciativa en el trabajo. Si esperas constantemente a que te digan qué hacer, entonces esperaste demasiado.

El hábito de la iniciativa implica ver algo que hay que hacer y hacerlo o descubrir formas de hacerlo.

Cuanto más trabajas por iniciativa, más fácil se vuelve. 

La clave es encontrar formas de ser ingenioso y tomar medidas o hacer algo antes de que otros lo hagan o antes de que te digan que lo hagas.

Tomar la iniciativa muestra las señas de identidad de un líder en ciernes.

Los ejemplos de iniciativa incluyen: cuando veas a otros luchando, extiéndele la mano y ofrécele ayuda. Cuando veas áreas en las que tu vida no va tan bien como te gustaría y decides hacer algo al respecto.

Cuando veas que se toman malas decisiones que podrían ser desastrosas y tengas el coraje de hablar y señalar las fallas en lugar de esperar a que suceda lo malo y luego hacer declaraciones como «Pensé que no funcionaría bien».

Otras formas de desarrollar tu iniciativa incluyen aprender a hacer las preguntas correctas, sondear preguntas que pueden sacar a la superficie corrientes subterráneas negativas que deben abordarse.

Tomar la iniciativa ayuda a desarrollar y fortalecer tus habilidades de toma de decisiones y habilidades analíticas donde puedes analizar los pros y los contras de diferentes cursos de acción.

Tener iniciativa también ayuda a identificar oportunidades y aprovecharlas.

El hábito de tomar la iniciativa fortalece tu marca personal. Una persona que toma la iniciativa será un modelo a seguir para los demás.

Trazarás un nuevo camino y probarás una nueva forma de hacer las cosas que podría ayudarte a mejorar tu vida y la de los demás.

2. ¿Qué significa tomar la iniciativa?

Tomar la iniciativa significa hacer un esfuerzo adicional o ir más allá de tus responsabilidades laborales normales para que las cosas sucedan.

Tomar la iniciativa significa tener la capacidad de ver algo que se debe hacer y decidir hacerlo por tu propia voluntad sin que alguien más te diga que lo hagas.

Hacer algo que debe hacerse con tu propio impulso personal con el deseo de mejorar las cosas de lo que eran antes o mejorar los procesos y formas de hacer las cosas.

Hacer más que tus deberes laborales normales y agregar una pequeña sorpresa inesperada para los demás en el trabajo.

Ser proactivo en lugar de reactivo, pensar en el futuro y actuar.

17 consejos sobre cómo tomar la iniciativa en el trabajo

3. Cómo desarrollar los músculos de tu iniciativa

El desarrollo de tu iniciativa comienza sabiendo lo que quieres lograr en tu carrera, qué cosas tienes que hacer y estás dispuesto a hacer y qué tan rápido quieres alcanzar tus metas profesionales.

Aprendes cómo funcionan las cosas y descubres formas eficientes de trabajar. Buscas oportunidades en los problemas.

Perseveras y estás dispuesto a empezar poco a poco. No tienes que sumergirte en un gran proyecto de inmediato; desarrolla tus músculos de iniciativa paso a paso.

Observa a los colegas que son expertos en tomar iniciativas. 

Habla con ellos, aprende de ellos, trabaja con ellos, aprende sus procesos de pensamiento y, lo más importante, estudia cómo ejecutan ideas y logran metas.

Practica hablar y hacer que tu voz se escuche. 

Puedes comenzar contribuyendo y participando activamente en reuniones de grupos pequeños y luego graduarte lentamente a grupos más grandes.

Deje que la gente se acostumbre a escuchar tu opinión. Cuando ofrezcas constantemente buenas ideas, sugerencias o recomendaciones, se buscarán tus opiniones con el tiempo.

Aprende a ser decisivo. Siéntete cómodo tomando decisiones en lugar de agonizar interminablemente por la toma de decisiones.

Piensa a largo plazo. Estudia cómo se interrelacionan las diferentes cosas y conecte los puntos, como la interacción entre los objetivos anuales individuales y los objetivos estratégicos de la empresa.

25 formas de tener iniciativa en el trabajo

Hay muchas formas y oportunidades para tomar la iniciativa en el lugar de trabajo.

Las formas típicas de demostrar o mostrar iniciativa en el trabajo incluyen las siguientes:  (las explicaciones detalladas están disponibles debajo de este resumen)

  1. Buscando más responsabilidades.
  2. Abordar desafíos / resolver problemas.
  3. Formar a otros / compartir conocimientos.
  4. Ayudando a tus compañeros de trabajo.
  5. Proporcionar actualizaciones de estado periódicas.
  6. Construir relaciones laborales sólidas con compañeros de trabajo.
  7. Hacer cosas y proyectos que otros evitan.
  8. Voluntariado para trabajar con diferentes equipos y departamentos.
  9. Intervenir cuando alguien no está disponible o está ausente.
  10. Ser innovadores / mejorar sistemas, procesos y procedimientos.
  11. Resolución de conflictos interpersonales en el trabajo.
  12. Ofrecer ser mentor de otros.
  13. Voluntariado para roles de liderazgo.
  14. Recomendar a buenos empleados potenciales.
  15. Ayudando en el proceso de entrevistas y contratación.
  16. Lluvia de ideas para mejorar la empresa.
  17. Convertirse en un buen jugador de equipo.
  18. Apoyar a tu supervisor o gerente de manera eficiente.
  19. Ayudar a otros a ver sus fortalezas y cualidades.
  20. Anticipar y prevenir problemas.
  21. Vestirse para triunfar.
  22. Compartiendo el crédito.
  23. Manteniendo altos estándares de calidad.
  24. Tomando buenas decisiones y siendo decisivo.
  25. Haciendo control de calidad para proyectos terminados.

4.1 Buscando más responsabilidades

Comienza haciendo tu trabajo real excepcionalmente bien y luego identifica las áreas en las que puedes contribuir más allá de tus tareas normales.

Cuando hayas identificado tareas y proyectos específicos relacionados con el trabajo que puedes realizar, ejecútalos con tu gerente para informarle en qué deseas trabajar y asegurarte que esto no afectará tus funciones habituales.

El siguiente paso es comenzar a trabajar en algunas tareas pequeñas además de tus deberes normales y seguir repitiendo estas tareas hasta que te sientas cómodo haciéndolas y aumenta gradualmente la cantidad de trabajo adicional que eres capaz de realizar. También puedes ayudar a tu gerente a manejar algunas de tus prioridades.

Con el tiempo, podrías terminar haciendo muchas tareas adicionales que agregan valor a tu equipo y departamento e incluso podrías terminar siendo considerado para un ascenso laboral.

4.2 Abordar desafíos / resolver problemas

En un entorno de trabajo típico, los problemas ocurren de vez en cuando. 

Es vital trabajar en el desarrollo de las propias habilidades y la confianza en la resolución de problemas para que puedas identificar problemas, proponer opciones y elegir la mejor solución .

El primer paso en la resolución de problemas es comprender claramente el problema para poder encontrar las soluciones correctas.

Algunas preguntas para reflexionar durante el proceso de resolución de problemas incluyen:

  • ¿Cuál es el problema? 
  • ¿Cuando sucedió? 
  • ¿Por qué sucedió? 
  • ¿Qué soluciones hemos probado antes? 
  • ¿Qué soluciones funcionaron y cuáles no? 
  • ¿Cómo podemos resolver este problema en particular? 
  • ¿Cuánto tiempo tenemos?

Si el desafío que se está abordando es grande, divídelo en partes más pequeñas y resuelve cada sección a la vez.

Cada vez que se te ocurre una solución para un problema, luego implementa la solución y verás que funciona bien, esto a su vez ayuda a fortalecer tus habilidades de resolución de problemas.

Algunas soluciones pueden funcionar y otras no, en promedio, esfuérzate por encontrar tantas buenas soluciones como te sea posible. La lluvia de ideas con otros también ayuda a identificar opciones y reducir las opciones.

4.3 Formar a otros / compartir conocimientos

Una forma de mostrar iniciativa en el trabajo es aprender rápido y capacitar a otros o explicarles las cosas. 

De manera similar, comparte tu conocimiento mediante la creación de documentos de recursos internos, como manuales de “cómo”, guías de operación, diagramas de flujo, procedimientos operativos estándar, listas de verificación, etc.

También puedes crear una biblioteca virtual de recursos y manuales de recursos para que los utilicen tus colegas.

Cuando se contrata personal nuevo para tu equipo, puedes brindarles capacitación de orientación sobre tu departamento y la empresa y ayudarlos a instalarse rápidamente.

Además, puedes brindar capacitación en toda la empresa sobre áreas y habilidades en las que te destacas, como impartir formación en hojas de cálculo avanzadas, cómo usar bases de datos, preparación y administración de presupuestos, redacción de informes, habilidades de presentación, cierre de una venta, recaudación de fondos y prospección, conceptos básicos del proyecto. gestión, etc.

4.4 Ayudando a tus compañeros de trabajo

Puedes empoderar a otros compartiendo tus consejos, rutinas o métodos de eficiencia que le funcionen.

Las formas de ayudar a los compañeros de trabajo pueden incluir ser receptivo, ayudar a despejar la acumulación, ayudar a encontrar soluciones, ayudar a explicar procesos complicados, capacitarlos sobre el uso de nuevos sistemas y ser colaborativo para compartir información relevante con los miembros del equipo.

Otros métodos son escuchar los puntos de vista y opiniones de los demás, la voluntad de aprender de los demás, apoyar a otros departamentos, felicitar a los miembros del equipo por sus logros, participar en actividades comunitarias y de voluntariado de la oficina y participar activamente en reuniones y expresar tus pensamientos y comentarios.

Además, puedes actuar como un socio responsable para controlar, alentar y motivar a un colega que está trabajando para lograr objetivos específicos.

Demuestra disposición para colaborar y ayudar a los demás cuando se enfrenten a desafíos. 

Si es necesario, estar dispuesto a arremangarte y hacer lo que sea necesario para ayudar a un colega a cumplir con una fecha límite crítica, incluso cuando podría requerir trabajar algunas noches y fines de semana.

4.5 Proporcionar actualizaciones de estado periódicas

Trata de proporcionar actualizaciones periódicas del progreso tanto a las partes interesadas internas, como tu jefe y compañeros de trabajo, por un lado, como a mantener informadas regularmente a las partes interesadas externas, así como a otros departamentos, clientes, financiadores, etc.

Es útil estar en sintonía con tu jefe con respecto a tus prioridades. 

Cuando estés trabajando en tus asignaciones o cuando tu gerente te haya asignado tareas, intenta brindarles actualizaciones periódicas no solo sobre lo que estás haciendo, sino también sobre tu progreso.

De manera similar, cuando colabores con colegas en tareas, especialmente tareas secuenciales o dependientes en las que una persona tiene que terminar tu parte, para que la otra comience su parte, planifica también brindar actualizaciones periódicas sobre el estado de tu progreso.

4.6 Construir relaciones laborales sólidas con compañeros de trabajo

Uno de los grandes honores en el lugar de trabajo es ser una persona con la que la gente quiere trabajar genuinamente.

Comienza con las cosas pequeñas como decir «hola» por la mañana y decir «que tengas una buena noche» cuando te vayas por el día, ser cortés y respetuoso, expresar gratitud y decir «gracias», ser responsable y de confianza.

Construir relaciones de trabajo sólidas con los compañeros de trabajo va más allá de las conversaciones triviales. Requiere un esfuerzo genuino y lleva tiempo lograrlo.

Cuando comiences a trabajar en una nueva organización, preséntate a los demás y aprende cómo trabajan e interactúan diferentes personas entre sí.

Haz un esfuerzo sincero por conocer a los demás haciéndoles preguntas respetuosas, aprendiendo lo que hacen, invitándolos a almorzar o a caminar y conociendo sus intereses tanto en el trabajo como fuera del trabajo.

Recuerda reconocer ocasiones especiales como cumpleaños y aniversarios laborales.

Mantén un contacto regular con tus colegas. Cuando se les cuida bien, pueden convertirse en amigos para toda la vida.

Además, tener fuertes lazos de trabajo y amistades en el trabajo puede ayudarte a aumentar tu moral, satisfacción laboral y productividad.

4.7 Hacer cosas y proyectos que otros evitan

En cualquier organización, departamento o equipo, generalmente hay algunas actividades o tareas específicas que la mayoría de la gente evita hacer. Por lo general, estas son tareas de baja prioridad que, cuando se dejan desatendidas, pueden convertirse en prioridades importantes con el tiempo.

Ejemplos de este tipo de actividades pueden incluir archivar, organizar copias impresas y archivos electrónicos, escanear, triturar, archivar documentos antiguos, limpiar datos, incluido el llenado de información incompleta y eliminar o fusionar duplicados, limpiar impecablemente el refrigerador o el microondas de la oficina, organizar el archivo departamental armarios, etc.

Cuando tengas algún tiempo de inactividad en el trabajo, puedes hacer un esfuerzo para completar en silencio uno de estos tipos de proyectos.

4.8 Voluntariado para trabajar con diferentes equipos y departamentos

Extiende tus tentáculos por toda la organización no solo trabajando con tu equipo inmediato, sino también buscando oportunidades para trabajar con equipos de otros departamentos.

Esto te permite aprender lo que hacen otros equipos, crear nuevas relaciones de trabajo y aumentar tu visibilidad en el lugar de trabajo porque otros, a su vez, sabrán quién eres y qué haces.

Otras vías para participar son los comités sociales de la oficina que ayudan a planificar las actividades de la oficina, como baby showers, fiestas anuales, almuerzos de equipo, reconocimiento de empleados y ceremonias de premios, concursos y juegos de oficina, fiestas de oficina, eventos sociales de helados, happy hours, etc.

4.9 Intervenir cuando alguien no está disponible o está ausente

Demuestra la voluntad de intervenir cuando sea necesario en momentos en que un colega no está disponible o está ausente.

Las formas de ayudar incluyen ofrecer apoyo para realizar tareas de rutina o incluso durante emergencias y actuar como respaldo cuando un colega está de vacaciones y luego trabajar con tu gerente para priorizar las tareas.

Además, puedes extender tu ayuda para apoyar a los colegas que trabajan de forma remota y también al personal que está en viajes de negocios o en el campo.

Un poco de apoyo del personal de la sede durante estas situaciones es de gran ayuda.

17 consejos sobre cómo tomar la iniciativa en el trabajo

4.10 Ser innovador / mejorar sistemas, procesos y procedimientos

La innovación en el trabajo puede adoptar la forma de idear nuevas formas de hacer las cosas o mejorar los sistemas y procesos existentes.

Las formas de desarrollar tus habilidades de innovación incluyen las siguientes: cuestionar cómo son las cosas, preguntar cómo se pueden hacer mejor las tareas, inventar soluciones únicas a los problemas, buscar inspiración en industrias y profesiones no relacionadas, combinar ideas no relacionadas para encontrar nuevos métodos, preguntar colegas para obtener consejos, sugerencias e ideas y soñar en grande y visualizar los resultados esperados.

Otras formas son buscar personas para criticar tus ideas y ofrecer sugerencias de mejora, buscar comentarios de los clientes, observar a los competidores, analizar las quejas constantes para identificar patrones, establecer metas altas que amplíen tus habilidades, leer libros y ver videos tutoriales para inspirarse y colaborar con otros en mejorar las cosas.

Más formas de perfeccionar las habilidades de innovación son revisar las ideas fallidas para ver si son recuperables, buscar coaching y capacitación para expandir tu pensamiento, reconocer el fracaso como parte del proceso hacia la innovación, asistir a eventos de la industria, exposiciones y conferencias, participar en grupos focales y hacer actualizaciones, ediciones y cambios regulares en servicios y productos.

4.11 Resolución de conflictos interpersonales en el trabajo

A pesar de nuestras mejores intenciones de trabajar en armonía con los colegas, es inevitable que surjan conflictos y desacuerdos en el trabajo.

Los conflictos no resueltos, especialmente durante largos períodos de tiempo, pueden dañar las relaciones laborales y la productividad.

El conflicto no resuelto puede manifestarse en diferentes formas, como tensión, negatividad, murmuraciones, falta de cooperación, insultos, hostilidad, quisquillosos, trato silencioso, infelicidad, discusiones y socavamiento mutuo.

Cuando tengas un malentendido con un compañero de trabajo, toma la iniciativa para resolver las diferencias lo mas rápido posible.

A veces, puedes ser el equivocado y en otras ocasiones puedes ser la parte agraviada. Vale la pena reconocer el problema, discutirlo en privado, encontrar un término medio o una solución, disculparse y encontrar formas de seguir adelante.

Si es necesario, podría participar un mediador, como un supervisor.

4.12 Ofrecerte como mentor de otros

Puedes ofrecerte como mentor para orientar a compañeros, personal subalterno o nuevos empleados.

Te podría sorprender la cantidad de conocimientos que tienes para ofrecer, especialmente si has estado en una empresa durante un tiempo.

Como mentor, puedes ofrecer un sistema de apoyo para otros, ayudar en la incorporación, responder preguntas sobre la empresa, transferir habilidades, ofrecer aliento y ayudar a otros a crecer en sus carreras.

Además, puedes motivar a otros a alcanzar sus metas y actuar como caja de resonancia para escuchar y ayudar a refinar las ideas de los aprendices.

Los beneficios de ser un mentor consisten en desarrollar tus habilidades de liderazgo y coaching, como dar retroalimentación, mejorar para guiar a otros y comunicarte bien.

La mentoría te permite aumentar tu red dentro de una empresa y también es una buena forma de retribuir a los demás.

4.13 Voluntariado para roles de liderazgo

Una buena forma de mostrar iniciativa es ofrecerte como voluntario para roles de liderazgo en el trabajo, como liderar eventos o reuniones, liderar sesiones de planificación y trabajar con diferentes equipos y departamentos.

Este tipo de actividades ayudan a desarrollar habilidades de liderazgo como hablar en público, comunicación, negociación, toma de decisiones, asignación de recursos, delegar, motivar a otros, colaboración, formación de equipos, mentoría y retroalimentación.

También te ayuda a evaluar tus áreas de debilidad y trabajar de manera proactiva para mejorar tus fortalezas en estas áreas.

4.14 Recomendar a buenos empleados potenciales

Cuando conoces a una persona que cumple con los requisitos para un puesto vacante dentro de la empresa, tiene sentido recomendarla para el puesto.

Los beneficios de las referencias de los empleados a las empresas incluyen: ayuda a ahorrar tiempo en el proceso de contratación y reduce el nivel de riesgo y las incógnitas porque el empleado existente responde por el solicitante de empleo.

Si se contrata a la persona, incluso puedes actuar como mentor para ayudarla a orientarse y ponerla al día sobre cómo funcionan las cosas en la organización.

4.15 Ayudar en el proceso de entrevistas y contratación

Cuando tu equipo o departamento tenga una vacante de trabajo, ofrécete como voluntario para ayudar en las rondas iniciales de entrevistas para entrevistar a los futuros miembros del equipo.

Armado con conocimientos internos, puedes aportar valor al evaluar a los candidatos que pueden encajar bien en la cultura y ayudar a seleccionar candidatos excepcionales.

Ofrece tus comentarios y opiniones al gerente de contratación o al equipo de evaluación sobre si un candidato es adecuado tanto para el trabajo como para la empresa y tu evaluación sobre si puede tener éxito en el entorno laboral de la organización.

Esta oportunidad te brinda la oportunidad de mejorar tus habilidades para entrevistar y escuchar, así como de adquirir práctica en la aplicación de estándares o criterios consistentes para evaluar a todos los candidatos.

Además, puedes ofrecer ayuda para redactar o editar la descripción del trabajo.

4.16 Lluvia de ideas para mejorar la empresa

Una forma de tomar la iniciativa es participar activamente durante las sesiones de lluvia de ideas.

Comienza ofreciendo tantas ideas como sea posible, luego ayuda a reducir las opciones, identificando los pros y contras de las principales soluciones, cuestionando suposiciones, conectando los puntos y finalmente seleccionando la mejor alternativa.

Siempre que sea posible, prepárate investigando con anticipación.

Mejora tus habilidades de lluvia de ideas haciendo preguntas como:

  • ¿Qué estamos tratando de lograr? 
  • ¿Cómo podemos mejorar esto? 
  • ¿Qué más se ha hecho? 
  • ¿Qué sabemos? 
  • ¿Qué es lo que no sabemos? 
  • ¿Existe una forma mejor de hacer esto?

El principal beneficio de generar y compartir ideas en un entorno grupal es el proceso de adición de valor al que se someten las ideas en bruto.

Puedes proponer una idea básica, por ejemplo, cómo mejorar un producto, luego alguien más agrega otro ángulo o elemento a la idea y este proceso se repite una vez más.

Con el tiempo, la idea final suele ser mucho más rica y refinada.

17 consejos sobre cómo tomar la iniciativa en el trabajo

4.17 Convertirte en un buen jugador de equipo

Se logran más resultados a través del trabajo en equipo y las habilidades de trabajo en equipo son vitales para el éxito en el trabajo.

Las formas de ser un buen jugador de equipo en la oficina incluyen comunicarse con claridad, ser confiable, alguien con quien otros puedan contar, mantenerse comprometido, tener la mente abierta, escuchar diferentes opiniones sin que tu ego se interponga en el camino y trabajar con otros para establecer y lograr lo común. Definir metas.

Otras formas implican celebrar los logros de otras personas, escuchar bien y demostrar comprensión al parafrasear, desarrollar la confianza mutua, ofrecer soluciones, proporcionar retroalimentación periódica, ser flexible, adaptarte bien al cambio, mantener a los demás actualizados regularmente, hacer preguntas para obtener aportes y aclaraciones, colaborar con otros. de manera amigable y compartiendo información.

Otras formas de convertirte en un buen jugador de equipo son divertirte y tener sentido del humor, mantenerte alejado de los chismes, disculparte cuando cometes un error, prestar atención al lenguaje corporal, ser accesible, tomarte el tiempo para aprender lo que hacen los demás y establecer contactos con colegas en otros departamentos.

4.18 Apoyar a tu supervisor o gerente de manera eficiente

Alinea tus prioridades con tu supervisor. Adquiere el hábito de tener reuniones periódicas de control con tu jefe en las que le informes de las actividades en las que planeas trabajar y de las que has completado.

Descubre cuáles son las principales prioridades de tu gerente y pregúntale cómo puedes ayudarlo.

Cuando te encuentres con problemas o desafíos y necesites la ayuda de tu gerente, proponle soluciones y ejecútalas.

Esto facilita tu trabajo cuando tienen que elegir entre alternativas en lugar de resolver las cosas desde cero.

Otras formas de apoyar a tu gerente incluyen descubrir sus fortalezas y debilidades y apoyar activamente sus fortalezas mientras lo ayudas a superar sus debilidades.

Por ejemplo, si a tu gerente le gusta dirigir reuniones divagantes sin agenda, ayúdalo a concentrarse trabajando con él para preparar borradores de agenda y ayúdalo a seguir o ceñirse a la agenda durante las reuniones.

4.19 Ayudar a otros a ver sus fortalezas y cualidades

Es fácil caer en la trampa de compararse con los demás y sentir que tus habilidades y contribuciones en el trabajo se quedan cortas.

Asimismo, es importante tener en cuenta que otras personas también podrían estar enfrentando la misma aflicción.

Puedes desempeñar un papel activo en la finalización de este ciclo, especialmente como líder o gerente, haciendo que seas parte de tu función identificar y sacar lo mejor de los demás con regularidad.

Cada uno es único y estoy segura que tienes algo que aportar a tu manera.

Asegúrate de que los demás sepan cuáles creen que son tus puntos fuertes. Incluso puedes anotar tus puntos fuertes y entregar el documento.

Este tipo de ejercicio puede abrirle los ojos a la otra persona. Puede ayudar a confirmar en qué son buenos y en lo que sobresalen. También puede ayudar a aumentar la confianza de otras personas.

Además, pregunta a los demás qué les gusta hacer y colócalos en roles y equipos que puedan utilizar mejor sus habilidades y ayudarlos a brillar.

Ofrece elogios oportunos a los demás de manera genuina cuándo hagan un buen trabajo.

En el extremo opuesto del espectro está ayudar a otros a descubrir sus debilidades y trabajar activamente para ayudarlos a mejorar y sobresalir.

Ofrece capacitar y orientar a otros. Pregunta por las áreas en las que desean mejorar e identifica oportunidades de desarrollo que puedan beneficiarlos.

Ayuda y anima a otros a esforzarse al establecer metas desafiantes y cada vez que alcancen sus metas, deben establecer otras aún mayores.

4.20 Anticipar y prevenir problemas

Se bueno pensando en el futuro, anticipando y previniendo problemas antes de que ocurran.

Especialmente extrayendo de tu experiencia pasada y conociendo las rutas típicas de falla o donde los errores generalmente ocurren en un determinado proyecto y evitando errores con anticipación.

La anticipación de los desafíos es de gran ayuda con una buena planificación por adelantado. Cuando trabajes en una actividad, reserva algo de tiempo al principio para planificarla bien.

Piensa en lo que quieres lograr y al mismo tiempo visualiza las áreas que podrían salir mal.

Un desafío típico en el trabajo es quedarse sin tiempo para hacer las tareas y no cumplir con los plazos.

Esto podría deberse a subestimar la cantidad de tiempo requerido para hacer el trabajo, postergar y comenzar el trabajo tarde y descubrir que no tienes todos los recursos o información necesarios para realizar la tarea cuando es demasiado tarde.

Otras razones son no hacer un seguimiento con otras personas con las que estás colaborando para asegurarte de que el trabajo está progresando bien y no estar en la misma página con los miembros del equipo sobre los requisitos y plazos esperados.

Estos desafíos pueden superarse teniendo buenos planes de trabajo, comunicando claramente con los demás las expectativas al comienzo de una tarea, evaluando los requisitos al principio e identificando las lagunas o los recursos faltantes y haciendo un seguimiento regular del progreso.

4.21 Vestirse para triunfar

Esfuérzate por vestirte bien y representarte profesionalmente a ti mismo y a tu organización.

Tu estilo de vestir debe ayudarte a destacar de una manera segura y positiva.

Inspírate en el estilo de vestir de los altos directivos profesionales a quienes admiras. Mira detalles como combinaciones de colores, atuendos bien arreglados, ropa de buena calidad y zapatos relucientes.

Elige como mínimo ropa que sea cómoda, que te quede bien, limpia y bien cuidada, luego rellénela con un buen aseo y accesorios claves.

4.22 Compartiendo el crédito

Muchas actividades en el lugar de trabajo generalmente se logran a través del trabajo en equipo, esfuerzos conjuntos o contribuciones de varios empleados.

Haz que sea una práctica reconocer y apreciar a los colegas, de manera oportuna, qué ayudaron, contribuyeron o lanzaron en un proyecto completado o exitoso.

Las formas sencillas de compartir el crédito incluyen enviar un correo electrónico a los miembros del equipo para agradecerles y reconocer sus contribuciones, elogiar públicamente a los colegas durante una reunión o agradecer en privado a un compañero de trabajo por su ayuda.

Al no ser un acaparador de crédito, creas una buena voluntad que facilita que otros te ayuden en el futuro.

Un subproducto de compartir el crédito es que cuando aprecias a los demás, ellos a su vez podrían reconocer tus contribuciones en otros proyectos a tu gerente y a otros, elevando así tu perfil durante las evaluaciones de desempeño.

4.23 Mantener altos estándares de calidad

Empújate hacia límites más altos de excelencia y rendimiento. Se conocido como un profesional que no solo establece altos estándares de calidad, sino que también trabajas constantemente para mantener esos estándares.

Los ejemplos de altos estándares en el trabajo pueden incluir: establecer metas y tomar medidas, planificar y priorizar bien su trabajo, cumplir siempre con los plazos, estar bien preparado para las reuniones, participar y brindar contribuciones valiosas durante las reuniones, brindar un servicio al cliente de primer nivel, tener integridad y manteniendo una buena actitud.

Otros ejemplos son presentar en todo momento un trabajo bien organizado y de alta calidad, no tener miedo de repetir el trabajo que se ha hecho incorrectamente, cumplir con tus compromisos, estar dispuesto a ayudar a los demás, apoyar a tu jefe para que tenga éxito y buscar siempre formas de mejorar tu empresa y su rendimiento.

4.24 Tomar buenas decisiones y ser decisivo

Ser decisivo es un rasgo importante para tener éxito en el lugar de trabajo, especialmente en situaciones en las que existe ambigüedad o incertidumbre.

Igualmente importante es involucrar a otros en la toma de decisiones buscando sus aportes y retroalimentación.

Con el tiempo, es útil idear tu propio método para tomar decisiones.

Una forma sencilla de tomar decisiones es proponer algunas soluciones o alternativas y luego analizar cada opción en términos de cuál sería el mejor resultado si elijo esta opción y también cuál sería el peor resultado. Luego, selecciona la opción que tenga más sentido.

Apunta a tomar decisiones que ayuden a que las cosas sigan avanzando.

Del mismo modo, esfuérzate por seguir mejorando tu proceso de toma de decisiones a lo largo del tiempo para que te sientas mejor y más cómodo al decidir y, al mismo tiempo, puedas explicar con confianza a los demás tu razón fundamental para tomar una decisión en particular.

4.25 Haciendo control de calidad para proyectos terminados

Cuando termines los proyectos importantes, conviértete en un hábito de reservar algo de tiempo para revisar el resultado final del trabajo.

Algunas preguntas para ayudar a evaluar las tareas completadas incluyen:

  • ¿El proyecto final o el resultado del trabajo coincide con las especificaciones y requisitos originales? 
  • ¿Hay errores? 
  • ¿Hay algún trabajo incompleto? 
  • ¿Se necesitan correcciones?

Ayuda a preparar planes de trabajo y listas de verificación al iniciar un proyecto y estos, a su vez, pueden usarse para hacer la evaluación final del proyecto.

Aspira a ser bueno no solo en la creación de listas de verificación, sino también en su uso para monitorear el trabajo terminado y, además, capacitar a otros en el uso de sus listas de verificación y estándares.

17 consejos sobre cómo tomar la iniciativa en el trabajo

5. Beneficios de tomar la iniciativa

Debes tomar la iniciativa porque te da visibilidad en el trabajo, te destacas, obtienes reconocimiento y mejora tu valor y marca personal.

Tomar la iniciativa mejora tu potencial de ascenso y crecimiento profesional.

Se resuelven más problemas en el trabajo, se ahorra tiempo, se ahorran recursos o se utilizan de manera eficiente y se mejoran los procesos.

Tomar la iniciativa y probar diferentes cosas, métodos o procesos puede conducir a grandes avances.

Además, las relaciones se fortalecen cuando ayudas a otros, lo que resulta en una dinámica de equipo mas sólida.

Asimismo, creas independencia, mayor moral, jefes y supervisores están contentos con tus contribuciones, te conviertes en un modelo a seguir para los demás, estiras tus habilidades de pensamiento crítico y desafías tus habilidades para resolver problemas.

Otros beneficios de tomar la iniciativa incluyen el fortalecimiento de tus habilidades con las personas, la identificación de sinergias, la eliminación de despidos y la duplicación en el trabajo y la mejora de la confianza en sí mismo a medida que aborda las cosas y obtiene resultados

Además, el hábito de tomar la iniciativa aumenta tu felicidad personal y satisfacción laboral.

6. Cosas a considerar antes de tomar la iniciativa

Por mucho que la iniciativa sea un elogio, hay algunas advertencias a tener en cuenta antes de sumergirte en las profundidades de la demostración de tu iniciativa.

El primer elemento de la lista de verificación es asegurarte de que termines tus tareas normales de manera satisfactoria antes de asumir más trabajo.

Tu principal responsabilidad es el trabajo para el que fuiste contratado. Primero maneja eficientemente lo que está en tu plato. Evita comprometerte en exceso.

El segundo elemento de la lista de verificación es conocer los límites de tu autoridad. Antes de tomar la iniciativa sobre asuntos en un área gris, consulta según corresponda.

Trabaja con tu jefe en iniciativas críticas de alto perfil u obtén el permiso de tu jefe para proceder por tu cuenta. Haz una investigación exhaustiva antes de cambiar las cosas o proponer cambios importantes.

Tomar la iniciativa también significa correr riesgos. Evalúa tu tolerancia al riesgo. Debes saber que existe la posibilidad de cometer errores y fallar.

No prometas demasiado ni entregues menos, esto afecta tu credibilidad. Puede haber situaciones en las que debas reconocer y admitir tus errores cuando fallas. Ten resiliencia y buena actitud.

Además, tus iniciativas e ideas sinceras podrían ser ignoradas o no deseadas. Controla tu ego cuando encuentres el rechazo de tus ideas, no lo tomes como algo personal. Mantén tu humor.

Tener la capacidad de recuperarte y seguir adelante con entusiasmo.

No intentes resolver todos los problemas de la empresa a la vez. Del mismo modo, no intentes hacer todo solo. No dudes en pedir ayuda cuando la necesites.

Cuando sacas el cuello puedes atraer a los que odian; personas que no estarán felices con tu progreso. Otros pueden aprovecharse de ti y hacer que te den trabajo extra.

Puedes encontrarte con personas que quieran menospreciarte sin ningún motivo. Ten cuidado con los asesinos de ideas, especialmente cuando la idea es admirada por los de arriba.

No parezcas un sabelotodo: se una esponja, absorbe, aprende el conocimiento. No mojes la nariz. Practica ser paciente, el cambio lleva tiempo.

A veces, subestimarás el esfuerzo que implica la ejecución de una tarea; esto es parte del proceso de aprendizaje. Mejorará la estimación del esfuerzo requerido con el tiempo y la práctica.

En todo momento, cuídate, descansa bien, tómate el tiempo para hacer bien un trabajo en lugar de apresurarte para terminar el trabajo, estar abierto a los puntos de vista de otras personas, se humilde y respétate a ti mismo y a los demás.

17 consejos sobre cómo tomar la iniciativa en el trabajo

7. Cómo tomar la iniciativa en equipo

Las formas de tomar la iniciativa como equipo consisten en resolver problemas como grupo, intercambiar ideas: presentar una idea en bruto a un equipo puede resultar en una idea mucho mejor después de la aportación de diferentes personas y ofrecerse como voluntario en una actividad interna o externa como equipo.

Otras formas implican trabajar en colaboración en el diseño de manuales, procedimientos operativos estándar, guías, diagramas de flujo, etc. para que otros los usen y se enseñen entre sí a través de sesiones de aprendizaje formales o informales.

Tomar retiros en equipo para trabajar en el desarrollo de ideas, conceptos y proyectos y trabajar en iniciativas de formación de equipos para fortalecer las relaciones laborales.

Recuerda siempre agradecer a los demás y reconocer las contribuciones de otras personas para que el trabajo en equipo sea un éxito. Es de sabios ser agradecido.

8. Cómo animar a los empleados a que tomen la iniciativa

Una organización con una cultura de empleados que toman la iniciativa puede lograr sustancialmente más resultados que una empresa donde el personal no toma la iniciativa.

¿Cómo se puede crear una cultura de iniciativa en tu empresa? Actuando según los comentarios de los empleados y las sugerencias de las encuestas del personal. Elogiando al personal por hacer bien su trabajo.

Proporcionando recompensas a toda la empresa vinculadas a tomar la iniciativa para estimular la creatividad y la innovación. Invitando a líderes respetados de la industria a hablar, inspirar y motivar a tu equipo.

Anima a los empleados a tomar la iniciativa creando entornos necesarios para que la iniciativa prospere, como reuniones semanales donde el personal comparte sus iniciativas y los éxitos logrados, incluyendo a los empleados en la planificación de metas, apreciando y reconociendo públicamente a quienes toman la iniciativa y empoderando a los empleados.

Otras formas de estimular la creatividad incluyen saber en qué son buenos tus empleados y fomentar esos rasgos positivos, compartir la visión de la empresa e invitar a aclarar preguntas, mostrar a los empleados los resultados de sus esfuerzos, es decir, quién se beneficia de su trabajo y equipar a los empleados con conocimientos, habilidades y herramientas. para triunfar.

Desafiar a los empleados a mejorar los procesos y generar eficiencia, ser accesibles al personal y escuchar sus ideas, haciendo que sea correcto tomar riesgos inteligentes y cometer errores.

Ser abierto y compartir información sobre lo que está sucediendo en la empresa, fomentando el intercambio de conocimientos e información y la alta dirección para hacer de la iniciativa una prioridad.

Buena gestión, cultura de iniciativa apoyada, búsqueda activa de sugerencias, ideas y recomendaciones de los empleados sobre cómo arreglar lo que está roto y áreas de mejora.

Fomentar el trabajo en equipo, permitir la flexibilidad laboral y el teletrabajo, brindar a los empleados retroalimentación periódica y procesable y contratar personas con un historial de iniciativa.

9. ¿Qué causa la falta de iniciativa?

Hay muchas razones por las que las personas no toman la iniciativa, como el miedo a presentar sus ideas, el miedo a hablar, el miedo a las críticas, la duda, la falta de fe en la propia capacidad y pensar que otra persona debería hacerlo.

Hacer lo mínimo para sobrevivir en tu trabajo, poner excusas, jugar al juego de la culpa, jugar a ser la víctima, esperar a que te digan qué hacer y creer que el jefe tiene todas las respuestas.

Otras razones por las que la gente no toma la iniciativa son: falta de interés, timidez, no querer trabajo extra, autosabotaje y no ver el beneficio de hacerlo.

No querer mover el barco, la dilación, la búsqueda del perfeccionismo, simplemente lleva demasiado tiempo, resistencia al cambio, desconfianza, pensar en razones por las que no funcionará, negatividad, agotamiento, otros compromisos y estar sobrecargado.

Las razones externas de la falta de iniciativa incluyen que las personas se abatirán entre sí, quejarse constantemente y no hacer nada, que tomar la iniciativa esté mal visto, que otros roben sus ideas, que no obtengan el crédito que se merece y que la gente esté satisfecha con el status quo.

Retraerse por fallas pasadas, es decir, lo intentamos antes y no funcionó, pensamiento a corto plazo, ajetreo, baja moral, mal espíritu de equipo, microgestores y gerentes temerosos que se ven amenazados por el éxito de los empleados.

Vale la pena señalar que a pesar de todas sus buenas intenciones al tomar la iniciativa, hay algunos jefes por cualquier motivo que pueden sentirse inseguros y amenazados cuando toma la iniciativa en el trabajo.

17 consejos sobre cómo tomar la iniciativa en el trabajo

10. 20 cualidades que pueden ayudarles a tomar la iniciativa

Los siguientes 20 rasgos pueden ayudarte en la búsqueda de la iniciativa:

10.1 Orientación a la acción

Planificar y luego actuar.

10.2 Ambición

Saber lo que quieres lograr progresivamente en tu carrera y tomar medidas deliberadamente para acercarse a tus objetivos profesionales.

10.3 Cuidado

Preocupación y consideración no solo por el bienestar de la empresa sino también por el bienestar de los compañeros.

10.4 Colaboración

Trabajo en equipo, cooperación y buen trabajo con compañeros, jefes y clientes.

10.5 Coraje

Audacia para tomar riesgos inteligentes y tener la confianza de que lo que está haciendo tendrá un impacto positivo.

10.6 Curiosidad

Interés en cómo funcionan las cosas y tratando de encontrar una manera de mejorar las cosas y los procesos.

Leer mucho. Observación aguda para ver diferentes perspectivas y conectar los puntos.

10.7 Capacidad de decisión

No agonizar por tomar decisiones y elegir opciones. 

Realizar investigaciones relevantes, analizar, interpretar y sacar conclusiones y recomendaciones oportunas.

10.8 Determinación

Perseverando incluso cuando las cosas son difíciles o cuando se necesita mucho tiempo para alcanzar el resultado deseado.

No rendirse. Siguiendo a traves.

10.9 Orientación a objetivos

Fíjate objetivos y trabaja activamente para cumplir e incluso superar tus objetivos.

Deja que tus metas te emocionen y te den energía a tus acciones. Mide tu progreso.

10.10 Buena actitud

Tener una buena actitud complementa todos tus otros rasgos. Hace que sea más fácil llevarse bien con los demás. Sonreír. Practica ser agradecido.

10.11 Buena comunicación

Fuertes habilidades para escuchar. Hablar, escribir y expresar tus pensamientos de manera lógica, organizada y persuasiva.

Se consciente de tu tono de voz. Presta atención al lenguaje corporal o la comunicación no verbal.

10.12 Humildad

Manteniendo tu ego bajo control. Valorar las ideas y opiniones de otras personas. Respetando a los demás.

Preocupación por los demás y sus sentimientos. No sobrepasar tus límites.

10.13 Mente abierta

Puedes aprender de cualquier persona y en cualquier situación. Estar abierto a nuevos métodos de hacer las cosas.

10.14 Optimismo

Pensando en posibilidades y beneficios potenciales.

10.15 Organización

Buenas habilidades de planificación. Buenas habilidades de gestión del tiempo.

10.16 Pasión

Pasión por tu trabajo, por el éxito, por enseñar a los demás, por contribuir positivamente y el deseo de marcar la diferencia.

10.17 Fiabilidad

Que se pueda contar contigo. Siempre haces lo que dices que harás.

10.18 Autoconducción

Esforzarte por lograr lo que te propusiste hacer. Tener motivación interna y la voluntad de llevarlo a cabo.

10.19 Pensando en grande

Pensar en el panorama general de la empresa y en cómo tus esfuerzos aparentemente pequeños pueden beneficiar a la organización en general, implica soñar en grande, ser creativo e innovador.

10.20 Voluntad de cambiar

Flexibilidad. Cuando tus suposiciones no funcionen como se esperaba, vuelve a calibrar e intenta de otra manera. Deseo y ganas de seguir mejorando.

11. Resolver problemas en el trabajo

Inevitablemente, los problemas forman parte de nuestra vida diaria. Las habilidades para resolver problemas son importantes para el profesional con vocación de carrera.

Los pilares fundamentales para tomar la iniciativa incluyen la capacidad para resolver problemas.

Una forma rápida de resolver problemas en el lugar de trabajo implica:

  • Entender cuál es el problema.
  • Escuchar y evaluar todos los puntos de vista disponibles.
  • Identificar qué soluciones ya se han probado, si las hay.
  • Lluvia de ideas sobre posibles soluciones.
  • Analizar cómo surgió el problema.
  • Resolviendo el problema.
  • Lecciones aprendidas.
  • Trazar pasos repetibles para el futuro.

12. Cómo pensar como dueño de una empresa

Cuando te imaginas a ti mismo como el propietario de una empresa, puedes ayudar a estimular tu apetito por tomar la iniciativa.

El propietario de una empresa es responsable del éxito o el fracaso de la empresa. Esta mentalidad requiere pensar en todas las piezas móviles de la organización y garantizar una alineación adecuada.

Para pensar como el propietario de una empresa, formúlate preguntas tales como: ¿cómo puede esta empresa pasar al siguiente nivel?

Un propietario piensa en el panorama general y crea sistemas para facilitar los procesos, incluida la automatización de tareas, la delegación e incluso la subcontratación de algunas actividades.

También trabajan para establecer metas, asumir responsabilidades y no poner excusas ni culpar a otros, mantener buenos registros, tratar a los clientes como si fueran reyes, hacer un seguimiento regular de los clientes, asumir riesgos, desarrollar la marca y la reputación y estudiar a otros líderes empresariales exitosos.

Ser decisivo y no quedar atrapado en la parálisis del análisis, pensar en posibles ideas generadoras de ingresos, cómo hacer crecer el negocio, cómo mejorar los procesos, cómo ahorrar costos y dónde conseguir buenos empleados.

El dueño de un negocio alienta de manera similar al personal, prioriza el trabajo, las redes, construye relaciones y alianzas, negocia, vende, pronostica, innova, estudia tendencias comerciales, busca oportunidades, administra, visualiza y planifica.

Estudia la competencia, busca mentores, haz presentaciones y lanzamientos, mejora procesos, reduce gastos, trabaja en la satisfacción del cliente y aprende de fallas y errores.

Tips sobre socializar en las empresas

13. Hacer buenas preguntas

El arte de hacer buenas preguntas es un ingrediente relevante en el proceso de tomar la iniciativa. Pregunta por qué las cosas son como son.

De manera respetuosa, haz preguntas abiertas y también preguntas de seguimiento. No hagas demasiadas preguntas a la vez.

Toma buenas notas. Más adelante, tómate un tiempo para repasar y reflexionar sobre los puntos importantes que aprendiste.

Dominar la recopilación de datos, comprender los detalles, averiguar cómo funcionan las cosas, comprender los cuellos de botella, escuchar bien, parafrasear, no interrumpir, recapitular, evaluar los pros y los contras, probar teorías y suposiciones y sacar conclusiones lógicas.

Busca comentarios y utilízalos para impulsar tus esfuerzos de iniciativa. Habla con supervisores y colegas para saber qué están haciendo bien y qué deben seguir haciendo.

Por otro lado, también aprende sobre las áreas en las que no se está desempeñando bien y lo que se debe hacer para mejorar.

Habla con los clientes, pregúnteles qué les gusta y qué no les gusta y busca sugerencias de mejora que puedan tener.

14. Cómo tener más confianza en el trabajo

La iniciativa que tomes puede estar determinada por tu nivel de confianza en el trabajo. Entonces, ¿cómo aumenta tu confianza para que los estimules a tomar más iniciativa?

Las formas sencillas de aumentar tu confianza incluyen: ser bueno en tu trabajo y tener un historial de logros, estar bien informado sobre tu área temática, aumentar tus niveles de habilidad y competencia.

Prestar atención a los detalles, no poner excusas, conocer tanto el panorama general como el meollo de la cuestión, construir alianzas y redes en el trabajo, apoyar a los colegas y apoyar a tu jefe.

Otras formas implican trabajar en tu postura y lenguaje corporal, hablar con confianza y proyectar bien tu voz, participar en reuniones, mantener actualizado a tu supervisor, planificar tu trabajo y cumplir con los plazos.

Tener metas y cumplirlas, estar bien preparado, vestirte bien y cómodamente, sonreír, ir mas allá de tu zona de confort, ser amable consigo mismo y practicar el diálogo interno positivo.

15. Cómo presentar una propuesta o idea a tu jefe

Parte de tomar la iniciativa en el trabajo implicará compartir y presentar tus ideas a tu jefe.

Cuando tengas una propuesta o una nueva idea, anota la idea, enumera los principales beneficios de la idea, enumera los inconvenientes y desventajas, explica qué recursos serían necesarios para implementar la idea, cómo ejecutarla e implementarla, cuáles son las implicaciones si la idea no se implementa y un cronograma para la implementación.

Prepara un esquema de una o dos páginas que cubra los puntos anteriores y luego programa un buen momento para reunirte con tu jefe.

Envía la propuesta a tu jefe con anticipación. El día de la reunión, presenta tu idea con confianza, anticípate a cualquier pregunta que te puedan hacer y prepárate adecuadamente.

Practica tu tono unas cuantas veces. Lleva copias de tu propuesta.

Es posible que obtengas una respuesta de inmediato o puedes obtenerla más adelante. En cualquier caso, debes estar preparado para una respuesta afirmativa o negativa.

Cualquiera que sea la respuesta que recibas, siempre agradece amablemente a tu jefe por tomarse el tiempo para revisar tu propuesta.

Busca obtener la mayor información y comentarios posibles si la respuesta es no y utilízalo como una lección de aprendizaje para tus presentaciones futuras.

Acostúmbrate a cierto rechazo en el camino. Cultiva la habilidad de recuperarte rápidamente y avanzar.

¿Qué es la venta consultiva?

16. Cómo mantener el entusiasmo en el trabajo

Tu nivel de entusiasmo afecta la cantidad de iniciativa que tomas y tu auto-motivación para hacer un esfuerzo adicional.

En primer lugar, el entusiasmo y el amor por lo que haces te llevarán más lejos que cuando uno no está entusiasmado con su trabajo.

Concedido que todo el mundo tiene días buenos y malos en el trabajo, la clave es, en conjunto, esforzarte por tener más días mejores.

El entusiasmo es contagioso; puede transmitirse de una persona a otra. Hace que el ambiente de trabajo sea divertido y estimula la creatividad.

El Diccionario Merriam-Webster define el entusiasmo como «gran entusiasmo por algo o un fuerte sentimiento de interés activo en algo que le gusta o disfruta».

Mantener el entusiasmo requiere esfuerzo. La rutina en el trabajo puede provocar pérdida de entusiasmo. Sin entusiasmo, pueden surgir la apatía y la complacencia. Esto puede llevar a que se detenga o haga lo suficiente para seguir adelante.

Aumenta tu entusiasmo hablando con colegas y cultivando relaciones laborales saludables, asistiendo a eventos y conferencias de la industria, interactuando con los clientes, leyendo mucho, obteniendo mentores y aprendiendo nuevas habilidades.

De manera similar, mantén tu nivel de entusiasmo buscando comentarios, estableciendo mini desafíos para ti, organizando tu área de trabajo y decorándola, leyendo citas motivacionales y releyendo felicitaciones o notas de felicitación de tu jefe o colegas.

También puedes escuchar música inspiradora.

Otras formas de mantener tu entusiasmo incluyen escribir tus metas profesionales, salir al aire libre y disfrutar de la naturaleza, tomar un descanso y enseñar a los demás.

Ver videos inspiradores, ofrecerte como voluntario, felicitar y reconocer a los demás cuando lo hacen bien y evitar patrones de pensamiento negativos y diálogo interno.

Más formas implican dar pequeños pasos para lograr grandes objetivos, tomarte el tiempo para hacer reflexiones personales, tomarte un descanso, escribir tus ideas y ocuparte de lo básico como dormir bien, desayunar y almorzar, beber agua, vestirte bien y planificar tu día bien.

17. 5 citas motivacionales sobre cómo tomar la iniciativa

De vez en cuando, tómate un momento para leer algunas citas inspiradoras y motivacionales sobre la iniciativa, para mejorar y recargar tu estado de ánimo y moral.

A continuación se muestran cinco citas motivacionales sobre cómo tomar la iniciativa:

«Cuando crees en lo que estás haciendo y usas tu imaginación e iniciativa, puedes marcar la diferencia». – Samuel Dash

“Iniciativa es hacer las cosas correctas sin que se lo digan”. – Elbert Hubbard

“Las personas que terminan con buenos trabajos son las proactivas que son soluciones a los problemas, no los problemas en sí mismos, que toman la iniciativa para hacer lo que sea necesario, de acuerdo con los principios correctos, para hacer el trabajo”. – Stephen R. Covey

«El éxito depende en gran medida de la iniciativa y el esfuerzo individuales, y no se puede lograr excepto a fuerza de trabajo duro». – Anna Pavlova

“Tu éxito es tu responsabilidad. Toma la iniciativa, haz el trabajo y persiste hasta el final «. – Lorii Myers

Nana González

Soy un adicta a la innovación y empresaria con la misión de difundir el pensamiento creativo. He trabajado como consultor de branding, marketing e innovación durante más de 20 años, asociándome con algunas de las compañías más grandes del mundo para ayudar a reinventar sus marcas, dar forma a sus líneas de innovación y sacudir la cultura de su empresa.

Deja una respuesta