¿Qué tanto lo quieres?

Si últimamente se ha estado moviendo tan lento como la melaza hacia sus metas y cita la falta de tiempo o recursos como el culpable, no le va a gustar lo que tengo que decir. 

No tener suficiente tiempo o dinero no es una razón válida para no hacer algo. No lo está haciendo por una razón y solo por una razón: no lo quiere lo suficientemente mal.

¿Cómo sé eso? Lo sé porque cuando realmente uno quiere algo, hasta los dedos de los pies, empujará, luchará y subirá por cualquier montaña que se interponga en su camino. 

Lo hará realidad. No importa lo que sea. Puede ser comenzar un negocio, comprar una casa, escribir un libro, correr un maratón, lo que sea. 

¿Qué tanto lo quieres?

Una llamada de atención

Recientemente estuve hablando con una amiga que me dijo que su sueño siempre había sido comenzar un negocio de álbumes de recortes en el hogar. 

Ella me dijo que, como madre soltera, simplemente no puede renunciar a los ingresos de su trabajo actual y está muy limitada por el tiempo entre trabajar a tiempo completo y cuidar a sus dos hijos. Ella me preguntó si pensaba que debería dejar ir su sueño.

Le dije que su respuesta es simple, y está justo en frente de ella. 

Le pregunté qué tanto lo quería. 

¿Lo deseaba tanto como para dejar de dormir porque esencialmente estaría trabajando en dos trabajos de tiempo completo? 

¿Estaba dispuesta a sacrificar parte de su tiempo con sus hijos porque simplemente no podría seguir estando en todas partes, todo el tiempo, para todos? 

¿Ajustaría su presupuesto, recortaría gastos y renunciaría a algunos de los lujos que ama para poder ahorrar más y construir un cojín para cuando decidiera lanzarse?

Claramente no lo había pensado en esos términos, lo cual no es exclusivo de ella. 

Todos tendemos a pensar en un objetivo final o un sueño como una gran nube esponjosa rodeada de arcoíris y unicornios. 

Todo en nuestras vidas sería instantáneamente perfecto si solo pudiéramos tener ABC, o hacer XYZ. Eso se llama fantasía, amigos. 

No hay nada malo en soñar, pero en algún momento necesitará volver a la realidad.

No es una respuesta fácil

Irá tras sus sueños no es una decisión fácil. 

Hay muchos factores que intervienen en una decisión como esta, pero en última instancia se reduce a sus prioridades y a lo difícil que esté dispuesto a trabajar.

No hay una respuesta correcta o incorrecta, pero DEBE llegar a UNA RESPUESTA antes de que pueda dar un pequeño paso hacia su meta. 

Necesita saber cuáles son sus prioridades y cuáles son sus límites. Y tiene que tener un fuerte control sobre las cosas que le motivan.

Mi amiga decidió que no estaba lista para hacerlo. 

Ella simplemente no quería que fuera lo suficientemente malo, en este momento, para darle la vuelta a toda su vida por algo que puede o no tener éxito. 

Ese tipo de decisión requiere agallas. Y duele. Estaba orgullosa de ella por haberlo hecho.

¿Qué tanto lo quieres?

Y ahora el trabajo realmente comienza …

Si se hace las preguntas difíciles y decide que vale la pena luchar por su sueño; que está listo para hacer lo que sea necesario para alcanzar su meta; que dejarás para reunir la determinación; que sacrificios está dispuesto a hacer, bien por ti.

Puede que todavía tenga una gran pelea interna, pero ciertamente está en una mejor posición ahora que ha descubierto lo mucho que quiere esto. 

Agárrese con fuerza y póngase en la acción. Lo necesitará a medida que avance después de lo que quiere.

ACEPTA las consecuencias con honestidad a ti mismo

Siempre le digo a mis Mentees, no quiero que me digan las metas que quieren los demás que tú logres, no quiero que te pongas metas porque los demás te dicen que lo debes hacer, debes hacer ÚNICAMENTE lo que realmente quieres y estás dispuesto hacer contra viento y marea.

Ayer precisamente en una sesión de mentoring, mi Mentee me decía que quería reducir de peso 15 libras en 3 meses (ese es su BIG GOAL), y según mi experiencia las metas las debemos dividir en MINI-GOALS para que logremos conseguir la meta general.

Cuando le pregunté que determinará 3 MINI-GOALS no estaba dispuesto hacer prácticamente mucho para lograrlo. Y fue cuando le dije: «¿en serio quieres rebajar 15 libras? o ¿solo lo dices porque te dicen que es el deber hacer?».

Soy de las que opinan que cuando uno quiere algo con mucha fuerza, uno es capaz de hacer lo que sea y toda tu cara, cuerpo y mente manifiesta la emoción y el entusiasmo por hacerlo.

Haz solo lo que estés dispuesto de luchar con todo por su logro, y lo que no hagas debes aceptar las consecuencias. Si no te da la gana dejar de comer pizza o disminuir el consumo de chocolate … ACEPTA LAS CONSECUENCIAS.

Busca a tu Mentor

Nana González

Soy un adicta a la innovación y empresaria con la misión de difundir el pensamiento creativo. He trabajado como consultor de branding, marketing e innovación durante más de 20 años, asociándome con algunas de las compañías más grandes del mundo para ayudar a reinventar sus marcas, dar forma a sus líneas de innovación y sacudir la cultura de su empresa.

Deja un comentario

Cerrar menú